[Mar del Plata] Sin políticas públicas no hay #NiUnaMenos

[Mar del Plata] Sin políticas públicas no hay #NiUnaMenos

En abril del año 2009 se sancionó en la Argentina la ley 26.485 de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en todos los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales, esta ley se inscribe dentro del proceso de adecuación de la legislación interna a los instrumentos internacionales de derechos humanos de las mujeres vigentes; y es la resultante del reclamo incansable del movimiento de mujeres.

A su vez, la ley 26.485 designa al Consejo Nacional de las Mujeres (CNM) como el órgano de aplicación de la misma, y a pesar del incremento y la mayor visibilidad que han cobrado los femicidios en nuestro país, el presupuesto asignado al CNM para llevar adelante el diseño, planificación y ejecución de políticas tendientes a erradicar la violencia contra las mujeres representa un porcentaje ínfimo: para el año 2016 el mismo representa tan sólo el 0,0055% del total del presupuesto nacional, lo que equivale a $4,50 por mujer para combatir la violencia machista.

La gran movilización por #NiUnaMenos del 3 de junio del año pasado, significó un antes y un después en la visibilización del flagelo de la violencia contra las mujeres en la Argentina, logramos instalar en la agenda pública y mediática la violencia machista como un problema político y no del ámbito privado, y denunciar los femicidios como la expresión más extrema de ésta. A partir de ese momento muchas mujeres decidieron terminar con relaciones violentas en las que se encontraban, la línea 144 de asesoramiento, contención y derivación colapsó durante los días previos y posteriores a la gran convocatoria.

Sin embargo, y a pesar de los anuncios realizados, nada cambió en nuestro país. Cada 30hs una mujer es asesinada por un hombre de su círculo intimo, carecemos de políticas públicas integrales que den respuesta a esta situación y la falta de voluntad política se hace evidente una vez más de la mano del escaso presupuesto asignado al Consejo Nacional de las Mujeres (CNM).

A más de siete años de la sanción de la ley 26.485, y a casi un año de la masiva movilización #NiUnaMenos, observamos que las políticas públicas para la prevención y erradicación de la violencia contra las mujeres siguen ausentes, con presupuestos por demás escasos. También observamos que a pesar de anuncios varios sigue sin ejecutarse el Plan Nacional de Acción previsto por la misma ley, entre otras graves deficiencias. Nuestros derechos humanos siguen sin ser garantizados, y la responsabilidad del Estado Argentino en ese sentido sigue comprometida seriamente en dicho contexto.

La falta de políticas públicas integrales fomenta la impunidad de los agresores, no terminaremos con la violencia hacia las mujeres si el Estado sigue estando ausente. Mientras tanto muchas mujeres seguirán preguntándose cómo hacer para romper del círculo de la violencia sin perder la vida en el intento.

Las cifras no decrecen, las medidas cautelares son inconsistentes, siendo aún difícil concretar las denuncias por violencia de Género. La Procuración General de la Suprema Corte bonaerense ratificó que durante el año pasado, se registraron 98 muertes por femicidio en la Provincia de Buenos Aires, en su mayoría jóvenes de 21 a 30 años.

Según los datos dados a conocer el 70% de los asesinatos fueron cometidos por la pareja y el 15% por un familiar. El departamento judicial de Lomas de Zamora (uno de los más grandes de la provincia) tiene el más alto registro de femicidios: fueron 16 en esa zona del sur del Conurbano. La Matanza (12); San Martín (11), Mar del Plata y La Plata (9 cada uno) siguen el ranking de concentración de casos, en coincidencia con el número de habitantes.

En la ciudad de Mar del Plata, se conocieron varios casos resonantes de violencia de género los últimos días, como el atentado a una mujer por parte de su ex pareja quemándola con una bomba molotov, y el caso de abuso sexual ocasionado a una joven en Playa los Lobos. Nos consta que hay muchos casos más, que muchas mujeres sufren al interior de su hogar violencia de género, que han logrado separarse pero viven con el miedo que el agresor vuelva, o que caminan por las calles con miedo de ser atacadas sexualmente, porque hoy, a pesar de algunos avances, ninguna medida del Estado tiene la capacidad de garantizarle seguridad y tranquilidad a las mujeres.

El pasado 8 de marzo, se presento en el Honorable Concejo Deliberante un Proyecto de Ordenanza para que se declare la Emergencia Local por Violencia de género. Ese proyecto siguió su curso y fue discutido, modificado y aprobado por la Comisión de Derechos Humanos y por la de Calidad de Vida. En ese marco las organizaciones de mujeres, durante el día de ayer, fuimos a presentar nuestras propuestas y modificaciones al proyecto para que fueran consideradas por los/as concejales, ya que a diario tenemos contacto con mujeres que sufren violencia de género.

Entendemos que es necesario que pueda aprobarse el proyecto de ordenanza, con las partidas presupuestarias correspondientes y que una vez aprobado se implemente de manera urgente ya que estamos hablando de una situación de emergencia y el presupuesto que hoy tiene designado la Dirección de la Mujer es mínimo.

A días de cumplirse el primer aniversario de la masiva concentración donde se exigió ‪#‎NiUnaMenos, en todo el país seguimos lamentando muertes de mujeres evitables, y es por eso que volvemos a convocar a una masiva marcha que se realizará en todo el país para exigir que no haya ni una menos por ser mujer. El Estado debe hacerse presente de lo contrario seguiremos lamentando la perdida de una mujer cada 30s. Sin decisión política No hay #NiUnaMenos.

La convocatoria se realizara el viernes 3 de junio a las 17hs en San Martin y Mitre.

Lic. Noelia Barbas
Coordinadora regional del Movimiento Mumalá
A cargo de la Coordinación del Espacio de género y acción comunitaria de la Secretaria de Extensión de la UNMdP

Comentarios

Artículos Relacionados