[CABA] Laura Velasco: “Hay que construir una Ciudad más igualitaria”

[CABA] Laura Velasco: “Hay que construir una Ciudad más igualitaria”

Una adolescente entrevista a Laura Velasco en un video. Allí, la segunda candidata a legisladora porteña del frente Avancemos hacia 1País Mejor responde sus inquietudes sobre Educación Sexual Integral. Filmado como si fuera el envío de una youtuber, se trata, en realidad, de uno de los spots propagandísticos con los que el espacio que lleva a Matías Tombolini como primer candidato a diputado nacional en la Ciudad busca captar al electorado joven. La chica presenta a Velasco como “docente, feminista, candidata a legisladora, integrante del Parlamento de Mujeres, del Frente del ESI y del Consejo Económico y Social de la Ciudad”. Velasco, que también pertenece al movimiento Mujeres de la Matria Latinoamericana (MuMaLá) y a Libres del Sur, responde amablemente sus preguntas. Y da cifras alarmantes, sobre las que ahondará en este reportaje con Noticias Urbanas, en el que dejará varias definiciones contundentes que van más allá de las políticas de género, su especialidad.

–¿Por qué usted afirma que la Ley de Educación Sexual Integral (ESI) no se aplica como se debería en las escuelas?

–El martes estrenamos un segundo video sobre el tema. El primero era sobre Prevención de la Violencia en el Noviazgo y este es sobre Prevención de Embarazo Adolescente. Lo grabé junto a Matías Tombolini y una adolescente que es estudiante del colegio Carlos Pellegrini y que actúa como youtuber. Tenemos las leyes de Educación Sexual Integral (ESI) desde hace ya once años pero no hay presupuesto ni decisión de las autoridades educativas para que se aplique, empezando por formación docente y materiales para las escuelas. Hice un pedido de informes a la ministra [Soledad] Acuña sobre la aplicación de la ESI que no fue respondido. La Educación Sexual Integral se tiene que aplicar en todas las escuelas estatales y privadas, del jardín al profesorado. Es clave para transformar la cultura machista promoviendo igualdad de derechos y oportunidades entre los géneros. Encabecé una encuesta con el Instituto Isepci y la organización feminista MuMaLá y el resultado es que se dan como máximo dos horas de Educación Sexual Integral al año en las escuelas secundarias. Según nuestros datos, en un 82 por ciento los jóvenes no recibieron Prevención de la Violencia de Género, en un 89 por ciento no vieron nada de Prevención de Abuso y Acoso, en un 78 por ciento no tuvieron contenidos de Respeto a la Diversidad Sexual. Cada cinco minutos una adolescente es madre en la Argentina y casi todas ellas abandonan los estudios. Son datos de Unicef Argentina, que recomienda con urgencia aplicar la ESI.

–¿Cómo se relaciona la Educación Sexual Integral con la prevención de la violencia de género?

–Cada día en la Argentina ocurre un femicidio. Del #NiUnaMenos de 2015 para acá estamos más sensibilizados como sociedad con la forma más grave de violencia contra las mujeres. Sin embargo, no se desarrollan las políticas públicas que son urgentes. Este año, la ministra Acuña suspendió las jornadas escolares de Prevención de Violencia hacia las Mujeres. Fueron las y los estudiantes los que en el conflicto educativo por la reforma inconsulta que se quiso hacer en el secundario incorporaron el reclamo por la aplicación de la Educación Sexual Integral y porque exista y se aplique un protocolo para casos de violencia de género en las escuelas. Me tocó ir a un colegio a llevar adelante un taller de ESI donde una joven abusada estaba compartiendo el aula con el compañero que la había violado. Son casos gravísimos que antes se tapaban; ahora las pibas denuncian, no quieren ser víctimas, tienen conciencia de sus derechos. Hay toda una nueva generación que está llegando al feminismo. Hace unos días, en el Consejo Económico y Social, presenté una propuesta de protocolo para casos de violencia de género en las escuelas. Es clave que se cuente con esta herramienta a la vez que se trabaje el contenido de Prevención de la Violencia. Promover la igualdad desde los primeros años. Yo digo que si desde el jardín nenes y nenas jugamos con cocinitas y muñecos vamos a estar mejor formados para que los varones cuiden amorosamente a los hijos y compartan las tareas del hogar. Esta desigualdad en la división sexual del trabajo hace que las mujeres lleguemos en peores condiciones al mercado laboral y seamos las más desocupadas, precarizadas, las que ganamos un salario 27 por ciento menor en promedio y que no lleguemos a los lugares de decisión en igual proporción que los varones. Es la feminización de la pobreza.

–¿Qué otros temas vinculados con la agenda de género promoverá si logra una banca en la Legislatura porteña?

–Una iniciativa de la agenda de género con la cual firmé un compromiso en el Parlamento de las Mujeres de la Legislatura que integro es la paridad. Este tema es fundamental para avanzar en una representación igualitaria de varones y mujeres en las listas, promoviendo que ocupemos el 50 por ciento, como mayoría que somos en la sociedad. Tenemos en este tema un debate con sectores de la izquierda, como el Partido Obrero, que integra el FIT. Lamentablemente, la postura de Gabriel Solano, que es el segundo candidato a legislador después de Myriam Bregman, es muy retrasada y choca con una demanda histórica en el movimiento de mujeres por la paridad en los espacios de representación legislativa. Soy también impulsora del derecho al aborto legal porque los países que llevaron adelante educación sexual integral para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir bajaron no solo la muerte de mujeres gestantes, que son las más jóvenes y pobres, sino que también se redujeron los abortos. En la Argentina hay medio millón de abortos clandestinos al año. El proyecto de ley por el aborto legal lo encabeza con su firma nuestra compañera diputada de Libres del Sur Victoria Donda. En la Legislatura hay que promover la reglamentación del aborto no punible en la Ciudad. Otros proyectos son declarar la emergencia por violencia de género para destinar presupuesto extraordinario a esta problemática. Este año se recortaron 11 millones de pesos en la Dirección de la Mujer en el área de atención a las víctimas. Tampoco se avanza con la construcción de un Centro Integral de la Mujer por comuna. Ni se promueve la difusión y aplicación de la Ley contra el Acoso Callejero. Nuestra lista la integra Lucía Cabrera, que es la joven que hizo la primera denuncia por acoso en la Ciudad. Hay leyes que faltan pero también hay leyes que son buenas y no se aplican. La legislatura tiene que fortalecer mecanismos de control y seguimiento de su cumplimiento en políticas concretas.

–¿Y qué otras iniciativas tiene en carpeta, además de su especialidad en cuestiones de género?

–Yo soy docente, profesora para la Enseñanza Primaria y licenciada en Letras. También muchos años coordiné, en el Movimiento Barrios de Pie, el área de Educación Popular, haciendo alfabetización de jóvenes y adultos en los barrios populares. En la Ciudad de Buenos Aires perdimos diez puntos de presupuesto educativo en la gestión macrista. Se despriorizaron las áreas sociales como salud, vivienda y educación en el presupuesto general y esta es toda una definición. Faltan 11 mil vacantes, especialmente en educación inicial; faltan más escuelas y recursos en la zona sur, donde todos los parámetros educativos, como deserción, sobreedad, repitencia, son peores porque los pibes llegan con desventaja. Falta cubrir mil cargos docentes, mejorar los salarios y la infraestructura, aplicar la ESI. Es increíble que se hable de una escuela del futuro si no se invierte en educación. Los cambios necesarios para una escuela inclusiva y de calidad deben hacerse con toda la comunidad educativa: docentes, estudiantes, familias, especialistas para formar para el mundo del trabajo, la educación superior y la formación de ciudadanía. El Estado debe comprometer los recursos necesarios y debatir en serio un proyecto pedagógico acorde a un proyecto de Ciudad y de país. Hicimos un relevamiento en los barrios populares y detectamos en niñas, niños y adolescentes un 49 por ciento de malnutrición, ya hay niños con su talla de crecimiento afectada. Estos pibes llegan a la escuela con desventaja para aprender. Necesitamos revisar el menú de los comedores escolares pero también pensar en políticas sociales integrales que den mayores oportunidades a los ingresos de las familias porque esta niñez está en riesgo en la Ciudad más rica del país. Por eso soy impulsora de la ley de emergencia social y de emergencia alimentaria. No queremos pibes malnutridos en la Ciudad ni tampoco gente en situación de calle. De las 4.394 personas que viven en las calles de la Ciudad, 500 son niños y niñas. Hay que construir una Ciudad más igualitaria.

–Matías Tombolini afirmó que hoy la verdadera pelea electoral en la Ciudad de Buenos Aires para la Cámara de Diputados pasa por si ingresa Juan Cabandié, de La Cámpora; Carla Carrizo, de Evolución, vinculada al macrismo, o él. ¿Es realmente así? ¿Por qué?

–El macrismo y el kirchnerismo están haciendo su juego de la polarización. Con Matías creemos que tenemos que llevar al Congreso y a la Legislatura otras voces que porten los problemas concretos y reales de la gente más allá de los fanatismos. Plantear en la campaña como consigna “La plata no alcanza” lo expresa. Hacen falta candidatos que defiendan el bolsillo de la clase media, los trabajadores y trabajadoras, los sectores populares. Esto claramente no lo hace el Gobierno, que ya anuncia para después de las elecciones un nuevo tarifazo y una reforma laboral. Matías dice, con toda claridad, que entre la renta y el salario estamos del lado del salario, que hay que quitar el IVA de la canasta básica de alimentos, que hay que promover y sacar impuestos a pymes y pequeños comercios porque son ellos los que dan empleo en la Ciudad, que hay que defender el poder de compra de los salarios y el consumo para que la economía se mueva. El kirchnerismo ya gobernó y nos dejó un 25 o 30 por ciento de pobreza que quiso esconder tapando las cifras del Indec. También hubo en ese gobierno pésimos ejemplos en el manejo corrupto de los fondos públicos. Necesitamos promover nuevas voces en la política. Eso lo expresa Tombo, para nada Cabandié. Tampoco Carla Carrizo, porque hoy ya es diputada en el bloque de Cambiemos. Lamentablemente, Lousteau decepcionó a muchos que lo veían como opción a Rodríguez Larreta en la Ciudad. Hoy es una colectora de Cambiemos.

–¿Por qué Libres del Sur decidió formar parte de 1País en la Ciudad de Buenos Aires pero no en la Provincia?

–En la provincia de Buenos Aires no se dieron las condiciones para una alianza amplia que integrara al Frente Renovador, al GEN de Margarita Stolbizer y a Libres del Sur con nuestro referente provincial, Jorge Ceballos. Este es un tiempo político para repensar muchas cosas. Si no actuamos con inteligencia desde el progresismo y las fuerzas populares, se van a seguir fortaleciendo proyectos que defienden a los sectores privilegiados de nuestra Argentina.

–¿Qué opina del Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta?

–El Gobierno de Larreta se muestra activo. Indudablemente, hay obras en la Ciudad y la gente las ve. La Ciudad estaba muy abandonada. Sin embargo, hay obras estratégicas que necesitan inversión y no se hacen. El subte es un gran ejemplo. El metrobús está bien en muchos casos, pero no reemplaza a un medio de transporte como el subte, que es barato, ecológico y no colisiona con el tránsito automotor. Se sigue renovando la concesión a Roggio pero no se exige a la empresa que invierta para extender las líneas. Lo prometieron en campaña y no se hace. Seguimos teniendo pasos a nivel en toda la Ciudad, es un grave problema de tránsito y de seguridad vial. La urbanización de las villas lleva diez años de atraso. Lo mismo con el Riachuelo. No hay planificación urbana sino negocio inmobiliario con las tierras públicas. Cada vez menos espacios verdes y más edificios con servicios deficientes. No se descentraliza en las comunas. La seguridad y la Justicia tienen que ser de cercanía y revisar la connivencia de las fuerzas de seguridad con el delito. Hay grandes temas de la Ciudad que siguen sin resolverse.

–¿Y del de Mauricio Macri?

–El Gobierno nacional ha optado por los sectores privilegiados. Apenas llegó al gobierno bajó los impuestos a las mineras y resolvió un tarifazo que afectó a clases medias, trabajadores, sectores populares. Las pymes y pequeños comercios hace dos años que sufren la recesión, caída del consumo y aumentos desmedidos de impuestos. Registramos muchísimos comercios cerrados en la Ciudad de Buenos Aires producto de estas políticas que también son nacionales. El ajuste y el endeudamiento son las políticas económicas que toma el Gobierno, las inversiones no llegan, no queda claro cuál es el modelo económico que se está impulsando y si va a beneficiar a las mayorías. Nosotros creemos en un proyecto de desarrollo productivo nacional apostando también a la innovación y a las nuevas oportunidades que aparecen en una economía mundial que está en plena transformación.

–¿Qué expectativas tiene para los comicios del domingo?

–Creo que desde 1País en la Ciudad tenemos grandes oportunidades de llegar a representar a un nuevo espacio político en la Legislatura y en el Congreso llevando nuestras causas y propuestas. Somos la lista que tiene más jóvenes. Con Matías hicimos encuentros con jóvenes en distintas universidades. Los estudiantes reclaman que se incluya a los universitarios en el boleto educativo. Se hace muy difícil estudiar por los costos diarios. Hay que garantizar que los jóvenes profesionales lleguen a su primer empleo, accedan a una vivienda propia. La mayoría de ellos no puede sostener un alquiler porque no tienen trabajo o sus trabajos son muy precarios. Muchos jóvenes están descontentos porque las políticas no los contemplan.

–¿Cómo se explica que, si a la gente “no le alcanza la plata”, Carrió haya arrasado en las PASO y se encamine, según indicaban las encuestas, hacia una elección histórica?

–El triunfo de Carrió en las PASO se explica en la polarización, en la grieta. Lilita es la contrafigura de Cristina. El Gobierno sigue agitando el tren fantasma del pasado: De Vido y los bolsos de López, Aníbal Fernández, para capitalizar todo el descontento con el gobierno de Cristina y la corrupción que es fuerte en la Ciudad de Buenos Aires. Carrió es una denunciadora serial. Mucha gente respeta ese rol de fiscal en la política. Sin embargo, Carrió no mide con la misma vara a la corrupción en el gobierno de Macri, critica un poco pero lo deja pasar. Sus declaraciones en el caso Maldonado fueron lamentables. Se faltó el respeto a la familia y a toda la sociedad en un tema muy sentido como los derechos humanos. Es un ejemplo de un fanatismo antikirchnerista que se lleva todo por delante. Creo que la sociedad tiene que madurar un momento político nuevo y construir opciones en la política que tengan por objetivo el bien común.

–¿Lousteau es otra versión del macrismo?

–Lousteau renunció a su banca como diputado, fue hasta hace dos minutos embajador de Macri en los Estados Unidos, pidió una interna a Cambiemos hasta el cansancio, no critica a Macri ni a su política económica o modelo de país, ya anticipó que va a votar la flexibilización laboral. Está más que claro que sus legisladores y diputados van a ser parte del bloque o aliados de Cambiemos. Deja un espacio vacante que podemos ocupar nosotros, porque Lousteau como parte de Unen, incluso con ECO, había despertado expectativas en la ciudadanía porteña como alternativa al macrismo y al kirchnerismo.

–¿El frente Avancemos hacia 1País Mejor puede definirse como una opción de lo que comúnmente se denomina “progresismo”?

–Nosotros creemos que en esta etapa política es un enorme desafío construir una alternativa al kirchnerismo y al macrismo. Muchísima gente en la Ciudad sigue votando a Cambiemos no porque acompañe las ideas de la derecha o la centroderecha de gobernar para los ricos sino porque está enojada con el final del gobierno kirchnerista. También porque Cambiemos o Vamos Juntos en la Ciudad supo comunicar de modo muy amigable, maquillando un poco su proyecto político, pidiendo tiempo para gobernar en el plano nacional. Creo que el macrismo tiene muchos votos prestados que, desde el progresismo, tenemos que disputar si construimos una opción atractiva, amplia, con propuestas, que se instale como alternativa de gobierno. También hay una parte del espacio que hoy acompaña a Lousteau y al kirchnerismo, sectores del peronismo e incluso de la izquierda no sectaria, sectores intelectuales independientes que pueden ver una opción de gobierno en un progresismo renovado en el que muchísimos porteños y porteñas se sientan representados.

–El martes se halló un cuerpo en el río Chubut que podría ser el de Santiago Maldonado. ¿Qué sentimiento le genera el caso?

–Estamos muy conmovidos por Santiago Maldonado. Tenemos que ser muy respetuosos del dolor de la familia. Exigir Memoria, Verdad y Justicia como en cada causa donde defendemos los derechos humanos en democracia. El Estado es responsable por nuestra seguridad, Santiago estaba siendo solidario con pueblos originarios que son expulsados de sus tierras ancestrales por negocios e intereses particulares. Es muy grave si Santiago apareciera muerto por la represión y mucho peor si se comprueba una desaparición forzada con asesinato. Los funcionarios, empezando por Patricia Bullrich, hicieron todo mal. Ocultaron y demoraron el desarrollo de la investigación. Patricia Bullrich debería renunciar.

 

Entrevista publicada en Noticias Urbanas