Dirigencia de la UCR. Justificando la alianza con la derecha. Por H. Tumini

Humberto Tumini / Nacional
Por Humberto Tumini / Nacional agosto 11, 2016 18:33

Dirigencia de la UCR

Justificando la alianza con la derecha.

El martes 9 de agosto dirigentes del PRO y la UCR constituyeron la mesa provincial de Cambiemos en Santa Fe, con la evidente intención de debilitar allí al gobierno del socialista Miguel Lifschitz. En la misma dirección y con el mismo objetivo había recorrido ya dicha provincia Elisa Carrió en julio, expresando: "yo me harté de los socialistas, porque me traicionaron siempre, el próximo gobierno, en el 2019, tiene que ser de Cambiemos". También se sumó a la ofensiva el propio presidente Mauricio Macri, quien a fines del mes pasado atacó al gobernador santafesino diciendo que “es el que tiene menos vocación para coordinar y trabajar en equipo con la nación”.

No le es sencillo a la dirigencia de la UCR, que forma parte del gobierno de Santa Fe con los socialistas y otros partidos desde el año 2007, en que ganó Hermes Binner, explicar porqué rompe el Frente Progresista provincial para armar Cambiemos allí. Mucho menos teniendo en cuenta que el gobierno nacional, manejado por el PRO y los CEOS de diversas grandes empresas, con presencia poco mas que testimonial del radicalismo, ha puesto en marcha una agenda neoliberal de ajuste sobre los que menos tienen y traslados de ingresos hacia los mas pudientes claramente identificada con la derecha vernácula.

Para poder hacerlo el presidente de la UCR en el orden nacional, intendente a su vez de Santa Fe por el Frente Progresista, recurrió a una justificación falsa por donde se la mire. Dijo José Corral que “Cambiemos es un frente nacional que el radicalismo integra por decisión de sus órganos partidarios. Y lo hacemos convencidos porque el país necesitaba un cambio. Si no se hubiese construido Cambiemos, estarían gobernando José López, Lázaro Báez y Milagro Sala. En buena hora que se constituyó Cambiemos”.

Lo que no dijo el dirigente radical, es que ese escenario final de las presidenciales donde la elección se dirimía inevitablemente entre Cambiemos y el Frente para la Victoria, lo construyeron entre el PRO, una parte de la dirigencia radical encabezada por Ernesto Sanz (con el propio Corral entre ellos) y la diputada Carrió.

En abril del año 2014 se constituyó entre ocho partidos el frente UNEN en el orden nacional. Rápidamente se instaló en las encuestas como un seguro contrincante del kirchnerismo para la segunda vuelta presidencial del año siguiente; mientras que Macri tenía en ese momento apenas poco mas del 10% de intención de voto. Es decir, había una posibilidad cierta de que el nuevo gobierno nacional fuera de sesgo progresista, como lo había sido en Santa Fe -con los mismos componentes- desde el 2007.

En ese contexto concreto y con esas perspectivas por delante, Carrió, Sanz y una parte de la dirigencia radical comenzaron a trabajar para romper UNEN y fortalecer la opción de la derecha representada por Macri y el PRO. Primero fue la diputada de la Coalición Cívica la que quebró el frente. Luego fue el entonces presidente de la UCR el que llevó a su partido, en la convención nacional de Gualeguaychú de marzo del 2015, a fracturar la alianza con las fuerzas progresistas para irse con la derecha.

Por tanto es mentira lo que expresó José Corral, actual presidente de la UCR, que si no hubieran constituido Cambiemos estaría gobernando el kirchnerismo, para justificar lo que hacen en Santa Fe y en el orden nacional. Seguramente si Sanz, Carrió y una parte de la dirigencia del radicalismo no hubieran roto UNEN para aliarse con la derecha, la Argentina tendría hoy un gobierno progresista y no este, defensor de los intereses de los ricos.
 
Humberto Tumini
Movimiento Libres del Sur

Humberto Tumini / Nacional
Por Humberto Tumini / Nacional agosto 11, 2016 18:33