Barrios de Pie en la multitudinaria marcha por Paz, Pan y Trabajo. Rebotes

Con gran convocatoria se realizó en el día de hoy la marcha por Paz, Pan y Trabajo. Desde la parroquia de San Cayetano en Liniers hasta la Plaza de mayo. Más de 100.000 personas ingresaron en la plaza luego de esta multitudinaria marcha de mas de 13 milometros en esta convocatoria de la CTEP, Barrios de Pie y la CCC, entre otros convovocantes.


El Movimiento Barrios de Pie, junto a un conjunto de organizaciones sociales y miles de fieles, marchó desde Liniers hasta Plaza de mayo en la celebración de San Cayetano.

Barrios de Pie 7 - copia

“Compartimos con el Papa Francisco la preocupación por la situación que se vive en nuestro país, ante las graves consecuencias que los ajustes impuestos por el Gobierno sobre los sectores más vulnerables de la sociedad”, explicó el Coordinador Nacional de Barrios de Pie, Daniel Menéndez.

Del acto a parte de las organizaciones convocantes, participaron la dos CTA, gremios de la CGT y distintos sectores sociales.
 
Y en el acto de cierre afirmó: “resulta urgente que el Gobierno declare la emergencia social ante el aumento de la pobreza, que se conforme un comité de crisis que discuta con sindicatos y organizaciones sociales el incremento de los presupuestos de los programas sociales y de empleo del gobierno. De no obtener respuesta por parte del gobierno, realizaremos una gran marcha federal por trabajo contra el hambre”.

Prensa Barrios de Pie


Rebotes

La Nación

Organizaciones sociales y gremios marcharon contra el Gobierno a Plaza de Mayo y exigieron un “comité de crisis”

Tres discursos de referentes sociales marcaron el cierre de la movilización, que arrancó en la parroquia de San Cayetano esta mañana, y recorrió 13 kilómetros

La marcha organizada por Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) tuvo su cierre con tres oradores que criticaron las políticas del gobierno de Mauricio Macri .

En la Plaza de Mayo, poblada por unas 100.000 personas, según cálculos de los promotores de la protesta, hablaron Amancay Ardura (CCC), Daniel Menéndez (Barrios de Pie) y Esteban Castro (CTEP). La marcha tuvo la adhesión de referentes sindicales y políticos que se sumaron a la convocatoria, originalmente planteada por la CCC, CTEP y Barrios de Pie.

Organizaciones sociales y sectores de la CTA y la CGT marcharán desde el santuario de San Cayetano hasta Plaza de Mayo Twitter @loladlaguarda

“Planteamos la necesidad de crear un comité de crisis y de que se incrementen los programas de empleo”, afirmó Menéndez a LA NACION, al comentar el tono que tuvieron los discursos pronunciados en el escenario que se montó en la Plaza de Mayo. “Si no hay avances, vamos por una marcha federal”, adelantó el referente de Barrios de Pie.

Un show de “Peteco” Carabajal cierra el acto, mientras comienza la desconcentración en la zona de Plaza de Mayo.

La marcha, originalmente organizada solo por las organizaciones sociales que la planean desde hace varios meses como un acto de confluencia, sumó adhesiones de referentes gremiales, como Hugo Yasky y Pablo Micheli (líderes de las dos vertientes de la CTA), o Roberto Baradel (Suteba), y políticas, como los kirchneristas Fernando “Chino” Navarro, o el ex juez de la Corte Suprema Eugenio Zaffaroni .

Con el lema “Paz, pan y trabajo”, también participaron de la convocatoria el Movimiento Evita, la Fundación La Alameda, entre otros, junto con sectores de la CTA y la CGT.

La celebración arrancó ayer a la medianoche con un concierto de Peteco Carabajal. Después de las 12, en medio de los fuegos artificiales, se abrieron las puertas de la iglesia. Los cientos de fieles que se encontraban haciendo una vigilia desde hacía días ingresaron a la parroquia para agradecer, pedir y rezar en silencio.

Este año, la convocatoria de la organización lleva el lema “San Cayetano necesitamos tu abrazo de amor para seguir caminando”.

 


Clarín

Masiva marcha a Plaza de Mayo para protestar contra Macri

De Liniers a Casa de Gobierno

Piqueteros y partidos de izquierda se mezclaron con grupos que siguen la prédica del Papa.

marcha s cayetano clarin papel

El paisaje mañanero en las inmediaciones de la basílica de San Cayetano, en Liniers, se alteró más de lo habitual para un 7 de agosto, día del patrono del trabajo. A las dos colas que arman los miles de fieles cada año para ingresar al templo ubicado en la calle Cuzco se le sumó una columna de militantes de movimientos sociales y grupos de izquierda que marcharon “contra las políticas del Gobierno” bajo el lema “Pan, paz, techo y trabajo”. Uno de los líderes lo sintetizó en una frase: “La fe no se separa de la lucha”.

El mate cocido y el pan -“La comida no se le niega a nadie”, le decían a este cronista en obvia alusión al reclamo que fijaba la movilización- era lo único que calentaba en la mañana a la militancia que esperaba la bendición para partir, unción que llegó a las 9.30 de la mano del obispo Juan Carlos Ares.

Todo ocurría bajo la mirada de la Virgen María y de San Cayetano, estandartes que cargaban sobre sus hombros los muchachos del Movimiento Misioneros de Francisco y quienes, a su vez, encabezaron la procesión hasta la Plaza de Mayo. Con un micrófono y música latina de fondo los guiaba el padre de la línea eclesiástica Opción por los Pobres, Eduardo Farrel.

Detrás de ellos, se encolumnaron los militantes de la Confederación de Trabajadores de las Economías Populares (CTEP), de Barrios de Pie y de la Corriente Clasista Combativa (CCC), los tres organizadores de la manifestación. También acompañó el amigo del Papa, el legislador porteño Gustavo Vera de La Alameda, y adhirieron algunos gremios.

Incluso, algunos secretarios generales como Hugo Yasky, de la CTA, y Pablo Biró, de los Pilotos, marcharon desde el inicio. Otros tantos se sumarían en persona ya en Plaza de Mayo, como Sergio Palazzo (Bancarios), Roberto Baradel (Suteba) y Hugo Godoy (ATE). Los miles de manifestantes recibían también muestras de apoyo al pasar: desde la populosa Liniers hasta la Caballito de clase media, en varias ocasiones muchos vecinos se acercaron hasta una esquina de Rivadavia para aplaudir a la ya larga columna de más de cinco cuadras. Por ejemplo, la abuela Delia, de 92 años, que le pidió a su familia que la llevara al cruce de Ensenada y Rivadavia: ella saludaba desde su silla y muchos militantes se acercaron a darle un beso.

Entre bombos y “tres tiros”, Vera confirmó que el sábado habló con Francisco: “En la charla compartimos la misma visión que ya planteó el Papa en la carta que le mandó al obispo (José María) Arancedo y en la cual alerta que ‘los índices de desocupación son significativamente altos’”. Acompañó con números el legislador porteño: “En los últimos meses se pasó de 12 millones a 16 millones de pobres y es por eso que Francisco está de acuerdo con que todo reclamo que se haga en paz y democráticamente para hacerle entender al otro que por ahí sería mejorar dialogar que seguir persistiendo en el error es positivo. El Gobierno tiene que entender que dialogar no es mostrar debilidad sino grandeza”. Y finalmente alertó: “El Gobierno puede anticiparse a la conflictividad social si sienta a todas las partes: sindicatos, cámaras empresarias, oposición y organizaciones sociales para defender el trabajo y el mercado interno”.

Pasado el mediodía, la columna llegó al cruce de Entre Ríos y Rivadavia: allí la esperaban varios movimientos de izquierda y cooperativistas. Lo mismo ocurrió en la 9 de Julio, donde tanto del sur como del norte se acoplaron más organizaciones populares. Bombos y cantitos se mezclaban, pero el reclamo era único, trabajo.

Con los colores políticos mezclados, el pedido de todas las vertientes que se expresaron ayer, y que para los organizadores juntó a 100.000 manifestantes (el Gobierno lo minimizó a unos 10.000), se condensó en la Plaza de Mayo en la voz de los tres oradores que cerraron la marcha. Daniel Menéndez, de Barrios de Pie; Amancay Ardura (CCC) y Esteban Castro (CTEP) coincidieron en que “la unidad de los trabajadores nos fortalecerá”. También estuvo el referente del Movimiento Evita Emilio Pérsico.

Menéndez consideró que “de seguir así va a ser difícil que vivamos en paz: las políticas de este Gobierno llevaron más gente a la pobreza y hoy le pedimos que frenen con estas medidas” a la par que pedía “un comité de crisis”. A su turno, Ardura dijo: “Nos proponen que los pobres esperemos hasta que les rebalsen los bolsillos a los ricos y nos empiece a caer algo”. Y agregó: “No queremos desestabilizar pero sí queremos que cambien las políticas que nos están matando”.

Castro cerró el acto. Habían pasado 7 horas desde que todo había empezado: acusó cansancio pero mantuvo en alto su voz para decir que “se tomará el Congreso si se avanza con la ley de Empleo Joven” que propone el Gobierno. La consideró una “flexibilización laboral”. Y reveló como se gestó la movida: “Tierra, techo y trabajo nace de Francisco. Fue cuando estuve con él en el Vaticano y me dijo de hacer la reforma agraria para garantizar un futuro. Entonces, pregunto cómo no vamos a revindicar a este Papa que es un compañero que llevó hasta al papado su lucha por los pobres?”

 


Telam

Organizaciones sociales marcharon en reclamo de “paz, pan, tierra y trabajo”

LA JORNADA PARA HONRAR AL PATRONO DEL TRABAJO, SAN CAYETANO, TUVO, ADEMÁS DE SU CONTENIDO RELIGIOSO CON MILES DE FIELES QUE SE ACERCARON A LA IGLESIA DE LINIERS , UNA IMPRONTA POLÍTICA Y SOCIAL CON LA MARCHA QUE DIVERSAS ORGANIZACIONES REALIZARON DESDE EL SANTUARIO HASTA LA PLAZA DE MAYO BAJO LA CONSIGNA “PAZ, PAN, TIERRA, TRABAJO Y TECHO”.

marcha s cayetano.2 telam

En tanto, el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Poli sostuvo que la independencia firmada en Tucumán hace 200 años “sólo alcanzará vigencia cuando la familia más postergada tenga una casa digna donde no falte el trabajo”.

“El acta de la independencia alcanzará su plena vigencia conforme a los ideales de sus gestores cuando la familia más postergada de los argentinos tenga una casa digna para formar su hogar, donde no falte la asistencia de la salud, la educación y un trabajo digno y honrado para los padres”, afirmó Poli.

Al predicar el Evangelio sobre la “parábola del buen samaritano”, Poli afirmó que los próceres de la independencia fueron “los primeros samaritanos de la patria” y el “ideal” que guió sus pasos -el de un país que funcione “como una gran familia” y donde primen la “solidaridad” y la “fraternidad”-, está todavía “muy lejos de haberse alcanzado”.

Durante la homilía de la misa al aire libre celebrada frente a la Iglesia del santo patrono del trabajo ubicada en el barrio porteño de Liniers, monseñor Poli, leyó además la carta enviada especialmente por el papa Francisco con motivo de esta celebración, en la que el obispo de Roma llamó la atención sobre los “índices de desocupación significativamente altos” en el país.

Francisco aclaró que “una cosa es tener pan para comer en casa y otra llevarlo a casa como fruto del trabajo”, y sólo esto último es lo que “confiere dignidad”, por eso “cuando pedimos trabajo estamos pidiendo sentir dignidad”.

Tras leer las palabras de su antecesor en el cargo, Poli hizo una advertencia a los referentes políticos y sociales que viajan a Roma para entrevistarse o saludar al Papa.

“Ustedes saben, no se confundan: una foto o un encuentro con el papa Francisco no te hace ni vocero, ni su amigo, ni su misionero, si no practicamos estos mandamientos de la compasión y de la misericordia con el otro, que no es un enemigo, sino mi hermano, mi semejante, mi prójimo”, dijo.

En tanto, organizaciones políticas, sociales y sindicales partieron a las 9.30 desde la Iglesia hacia Plaza de Mayo para reclamar “Paz, pan, tierra, trabajo y techo”.

Bajo la idea de visibilizar a los sectores más pobres, postergados y excluidos del sistema de trabajo formal, participaron referentes y militantes del Partido Justicialista porteño, el Movimiento Evita, Barrios de Pie, el MTA, la CCC, la Corriente Federal, algunas organizaciones de la CGT (como los bancarios de Ricardo Palazzo), las dos CTA, el gremio estatal ATE, la Corriente Federal de los Trabajadores, la FULP, la FUBA, y Suteba, entre otros.

La marcha fue encabezada por numerosos jóvenes de la organización “Misioneros de Francisco” que portaban una imagen de la Virgen María.

Tras una caminata de doce kilómetros a través de la avenida Rivadavia, con dos paradas en Plaza Flores y otra en Congreso, las columnas ingresaron a la Plaza de Mayo cerca de las 15.

Entre los presentes se encontraban Nora Cortiñas, Osvaldo Bayer, Leopoldo Moreau, Raúl Eugenio Zaffaroni, Víctor Santa María, Jorge Taiana, Emilio Pérsico, Víctor De Gennaro y Hugo Yasky, entre otros.

El acto fue cerrado por tres oradores, Esteban Castro, de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular; Amancay Aradura, de la Corriente Clasista y de Barrios de Pie, Daniel Menéndez, quienes expresaron fuertes críticas al gobierno, pero también apuntaron contra el Frente de Trabajadores y la Izquierda (FIT), al que calificaron de “sectario” por no adherir al acto.

Los oradores reclamaron “un salario universal complementario” y la declaración de la “emergencia social”, y pidieron al gobierno que cambie la política económica.

A su vez, Castro resaltó la figura de Francisco, a quien definió como “el Papa compañero, quien nos dijo que había que hacer la reforma agraria cuando estuvimos en el Vaticano”.

Además, rescataron la figura del ex secretario general de la CGT, Saúl Ubaldini y pidieron por la libertad de la dirigente social Milagro Sala.

Sobre el final, los manifestantes entonaron el himno nacional y así dio comienzo a un festival donde actuaron Liliana Herrero, Arbolito y Los Cantores del Alba, entre otros números.