El gobierno avanza con el ajuste del FMI: Construyamos la resistencia. Por H. Tumini

Humberto Tumini / Nacional
Por Humberto Tumini / Nacional junio 28, 2018 10:33

El gobierno avanza con el ajuste del FMI

Construyamos la resistencia

El gobierno acaba de despedir 354 trabajadores de Telam, la agencia de noticias oficial. Los argumentos que da son conocidos en estos casos que se reiteran desde que asumió Macri: “trabajaba más gente de la necesaria” (algo así dijo Hernán Lombardi, Titular de Medios Públicos).

En realidad se trata de la estrategia de achicar el Estado en favor del “mercado”, vieja fórmula neoliberal para favorecer al gran capital; que se queda así con una mayor tajada de la torta de los ingresos y con las manos libres para manejar la economía en favor de sus intereses y en desmedro de los de las mayorías.

Sin embargo en esta oportunidad la cuestión es más profunda y grave. Estos despidos que observamos ahora están en los marcos del acuerdo con el FMI para que nos presten 50.000 millones de dólares.

Dicho acuerdo exige un déficit primario de 2,7% del PBI para el año en curso, 1,3% para 2019 y cero para 2020. Paralelamente, la Argentina deberá mantener un tipo de cambio competitivo que alivie el sector externo aunque impacte en los precios. Para que el aumento de estos no supere el 32% en el 2018, se mantienen las “metas de inflación” que se habían abandonado en diciembre. De allí que el BCRA puso las tasas de interés en 47 puntos en la reciente renovación de Lebac.

Todo ello: recorte de los gastos del Estado, inflación en ascenso y tasas de interés por las nubes, conducen a frenar inexorablemente la economía. El memorándum acordado con el Fondo, por lo demás, no contempla nada si se agrava la recesión, lo que es más que probable. Solo dice que si se afectan los ingresos fiscales deberá reducirse aún más la inversión pública. De medidas anticíclicas ni hablar.

En resumidas cuentas estamos entrando, de la mano del acuerdo con el FMI, en un escenario de estanflación (recesión más inflación). El peor de los mundos para la mayoría de los argentinos, que ya venimos de un largo período de estancamiento económico que comenzó en el 2012 y se extiende con pequeños altibajos hasta la fecha.

Macri, desde su llegada al gobierno, se dedicó sostenidamente a concentrar ingresos en determinados sectores: el campo, las mineras, las petroleras y empresas de energía, y particularmente en los grandes bancos locales y extranjeros. Como lo que extraía desde los sectores populares -pobres, trabajadores, clases medias, pequeños y medianos empresarios- no era lo suficiente por la resistencia a sus medidas, tomó deuda a niveles enormes y fue derivando también ese dinero a los beneficiados por sus políticas.

En un determinado momento quienes les prestaban -bancos extranjeros y fondos de inversión- le dijeron al presidente que ya no habría nuevos dólares si no ajustaba más. En medio de un golpe de mercado tuvo entonces aquel que recurrir al FMI. Este organismo aceptó prestarle pero, como es habitual, a cambio de que aumente significativamente los recursos que les venía extrayendo a las mayorías populares. Esa es en concreto la nueva exigencia: las ganancias de los que más tienen, supuestamente para las mentadas inversiones, deben salir en lo esencial de los bolsillos -y los sufrimientos- de los que menos poseen.

El acuerdo con el Fondo se traducirá en mayor desocupación pública y privada por los despidos; menor poder adquisitivo de salarios, jubilaciones y prestaciones sociales debido a la inflación; cierre de empresas por la baja del consumo; más pobreza por pérdida de empleo e ingresos.
Debemos argentinos y argentinas, como tantas veces, resistir el saqueo de nuestros bolsillos; que ya comenzó a implementar el gobierno en favor de ricos y poderosos. No tenemos que aceptarlo, como no se lo aceptamos en su momento, a principios de este siglo, a López Murphy primero y a Cavallo luego.
Pretenden hacer recaer la crisis, que ellos mismos han generado con sus políticas y medidas, sobre gran parte de la sociedad que solo ha sido agredida y perjudicada por ellas. No lo permitamos.

Amplia unidad social entre trabajadores, pobres, estudiantes, profesionales, pequeños y medianos empresarios y productores rurales, intelectuales y partidos populares, debemos poner en pie y en la calle para derrotar estos planes nefastos.

27 de junio 2018

Humberto Tumini
Presidente de Libres del Sur


Humberto Tumini / Nacional
Por Humberto Tumini / Nacional junio 28, 2018 10:33