¿CRISTINA o SCIOLI?

Humberto Tumini / Nacional
Por Humberto Tumini / Nacional febrero 6, 2011 21:23

¿Cristina o Scioli?

Luego de la muerte de Néstor Kirchner, aprovechándose de la suba en la consideración pública que ese luctuoso acontecimiento les conllevó, y de la tregua política que durante un tiempo les dio la oposición, el oficialismo diagramó una hábil estrategia. La misma consistía, esencialmente, en dejar en duda quién encabezaría su boleta. Por un lado aparecían reiterados “clamores” a favor de reelección de la presidenta (el primero lo expresó el inefable canciller en pleno velorio de Néstor Kirchner) y por el otro los rumores de que, afectada por la muerte de su esposo y conductor político del proyecto, no buscaría un nuevo período.

Esta indefinición ponía a la mayoría de los opositores en una situación similar. Con excepción de Proyecto Sur, que al margen de los vaivenes del kirchnerismo ya había decidido hace meses que Pino Solanas encabezaría su proyecto político; el resto vio complicada su situación. Más aún cuando no estaba, ni está, en absoluto claro que tengan lugar las internas abiertas que fijó la nueva ley de reforma política. Si estas finalmente no tuvieran lugar, y el gobierno mantuviera su indefinición hasta julio o agosto mismo, los candidatos de la UCR, el Peronismo Federal, el PRO, la Coalición Cívica, etcétera, corrían el serio riesgo de que, al ser designados recién en ese momento, tuvieran escasos meses de campaña. No sería problema eso para el oficialismo, ya que los llamados a encabezar su boleta hacen continua campaña -con dinerillos públicos- desde su lugar de gobernantes.

Inteligente maniobra la del kirchnerismo, pero muy difícil de mantener demasiado tiempo con políticos opositores que, aun afectados por la crisis de representación que tienen del 2001 a la fecha, son viejos zorros, experimentados y hábiles en todas estas tramoyas.

La primera que tuvo reflejos rápidos fue Carrió que, aunque renga en las encuestas, se tiró rápido a las presidenciales y, ahí nomás, le apuntó al plan oficialista: “Cristina no va a ser la candidata” dijo. Tras cartón los radicales reorientaron lo suyo, que iba en dirección a que Alfonsín y Cobos confrontaran en la primarias por ver quién encabezaba la boleta; se tiró Sanz a la cancha y sacaron con Ricardito de la manga una compulsa partidaria previa, sin prestar atención a los pataleos de Julio Cleto. Conclusión: ya el 30 de Abril por la noche la UCR y sus aliados tendrán candidato oficial.

El Peronismo Federal, achicado con la baja -por ahora- del Lole, rápido ninguneó también los plazos legales de las internas obligatorias y decidió que su candidato, como el de los radicales, estará en la cancha antes. Internas abiertas propias, cercanas y escalonadas entonces, aunque Felipe zapatee.

No quedó allí la cosa. La “nueva” derecha no quiso quedarse atrás y se anotó para achicarle la movida a los K. Allí subió Mauricio al ring y dijo el tipo, nivel prócer: “Vamos por la presidencia”. Aunque habrá que ver hasta dónde llega con la apuesta, acorde a cómo se desarrollen las cosas en los próximos meses.

Conclusión: Al igual que Proyecto Sur con Pino Solanas por izquierda del oficialismo, el resto de la oposición ubicada -con sus más y menos- a la derecha de la pantalla, ya se encaminó a presentar sus presidenciables en tiempos más bien breves. Se le agotó la maniobra al kirchnerismo, ahora su indefinición les empieza a jugar en contra. Si todo el resto va a estar jugando con nombre y apellido en esta carrera y ellos no, están en problemas Houston. Agravado esto por el hecho de que las opciones que dibujan son dos dirigentes -la presi y el gobernador- que aun sin serlo, son presentados como si fueran el día y la noche.

Por si queda alguna dudas de que producto de lo antedicho ya está en problemas el oficialismo, repasemos algunos -solo algunos- hechos recientes: en Santa Fe entre los K y los reutemistas pusieron al PJ al borde de la fractura, zafaron con un acuerdo atado con alambre pero difícil que eludan ahora la derrota en las elecciones provinciales; en Córdoba se repite la misma puja entre los K y los justicialistas locales, con final abierto y un pasito más cerca del abismo; en Salta le pusieron a último momento desde el gobierno nacional una lista kirchnerista opuesta al candidato del PJ, Urtubey, para que lo esmerile en las elecciones provinciales en curso; en Tucumán le tiraron a la diputada ultra K Stella Maris Córdoba a Alperovich, seguramente en pago a su fidelidad, para que le amague competirle por la gobernación. Por último, en la provincia de Buenos Aires, encrespan desde la administración nacional a todo el PJ oficialista amagándole con las colectoras, la de Sabbatella incluida; algún ministro bonaerense lo trata entonces, a éste, de oportunista detestable y los intendentes le dicen en persona a Alicia Kirchner que si siguen con eso su candidato será el ex motonauta y, no, la presidenta.

No queda ahí la cosa por cierto, de las usinas de La Rosada lo ponen a Verbitsky desde el oficialista matutino Página 12 a decir pestes del gobernador bonaerense domingo tras domingo; y este les contesta por vía de su Ministro de Justicia, Casal, escrachándolos por mentirosos a Timerman y Garré, que habían negado la presencia de policías federales en la “escuela de tortura” norteamericana en El Salvador, cuando allí habían efectivamente viajado este año y el anterior. Y así sucesivamente.

Es dura la vida del kirchnerismo. En breve entonces: ¿Cristina o Scioli? Para mí, que Daniel.

Humberto Tumini
Movimiento Libres del Sur
 

Humberto Tumini / Nacional
Por Humberto Tumini / Nacional febrero 6, 2011 21:23
Escribir un comentario

Sin Comentarios

Aún sin comentarios!

Sé el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

Sólo <a href="http://libresdelsur.org.ar/wp-login.php?itsec-hb-token=acceso-backend&redirect_to=http%3A%2F%2Flibresdelsur.org.ar%2Fnoticias%2Fcristina-o-scioli%2F"> usuarios registrados </a> pueden comentar