Con salarios en baja, menor consumo y caída de ventas, bajaron precios de alimentos.

Isaac Rudnik / Nacional
Por Isaac Rudnik / Nacional junio 7, 2019 18:15

Con salarios en baja, menor consumo y caída de ventas, bajaron precios de alimentos.

Con salarios en baja, menos consumo de productos básicos y caída de las ventas, en mayo bajaron los precios de los alimentos.

Como consecuencia de la pérdida de poder adquisitivo de la mayoría de la población se viene produciendo un descenso generalizado del consumo, que se refleja en una baja de las ventas minoristas y caída de la actividad industrial que depende del consumo interno.

Pareciera que la política del gobierno de aminorar el ritmo inflacionario induciendo la recesión empieza a darle frutos.

Según el relevamiento mensual que realizamos desde el Índice Barrial de Precios (IBP) de los 57 productos de la Canasta Básica de Alimentos (CBA) en el conurbano bonaerense, en mayo los precios de tuvieron una baja de 0,97%. Una familia de dos adultos y dos niños pequeños requiere $11.168,75 para poder cubrir sus gastos básicos de alimentación, y $27.587,47 para solventar sus gastos básicos totales. En los cinco primeros meses de 2019 el valor de la CBA tuvo un incremento del 14,06% mientras que si consideramos la variación anual, los precios de los alimentos básicos aumentaron 55,28%.

 

Una familia de dos adultos y dos niños pequeños en mayo de 2018 requería para adquirir sus alimentos indispensables $7.192,58, doce meses después la misma familia necesitaba para los mismos gastos $11.168,75 lo que significó un incremento de 55,28%%, mientras que sólo en los primeros cuatro meses de este año la suba fue de 12,70% de incremento para la CBT y 14,06% para los alimentos.

Por su lado el último informe del INDEC sobre la evolución de los salarios a marzo, da cuenta de aumentos en los últimos doce meses para los trabajadores registrados de un 38,5% promedio, y de un 10,50% en el primer trimestre de este año, lo que significa de una pérdida interanual cercana a los 20 puntos.

 

La pérdida de poder adquisitivo de los salarios viene de la mano de un aumento de la desocupación a lo largo de 2018. Según las cifras del INDEC la misma ascendía al 7% en el inicio de año, llegando al final de año a 9,1% de la población. Como consecuencia de la pérdida de poder adquisitivo de las mayorías se viene produciendo un descenso generalizado del consumo que se refleja en una baja de las ventas minoristas y en la caída de la actividad industrial que depende del consumo interno.

 

La actividad industrial tuvo una baja del 4,6% en 2016, acusó un leve repunte en 2017, un fuerte descenso del 5% en 2018, e inició el presente año con una continuidad de la caída.

Por su lado las ventas minoristas vienen reflejando la pérdida del poder adquisitivo de las familias, con fuertes bajas en todos los rubros que se acentúan mes a mes. La CAME informó que en los primeros cinco meses de 2019 las ventas cayeron 14%, mientras que el INDEC anunció igual porcentaje de recorte de las ventas de los supermercados.

Como consecuencia del extendido descenso de la actividad económica y una generalizada caída de las ventas de alimentos básicos, -entre los que se cuentan la carne y los lácteos,-llegamos a un mayo con un agudo estancamiento de la economía, que induce una leve baja de los precios de los alimentos.

Nada que festejar: Los precios de algunos alimentos básicos no aumentaron en mayo a causa que desde hace mas de un año se venden cada vez menos, porque los trabajadores y trabajadoras no tienen recursos suficientes para adquirirlos.

Estamos refiriéndonos a sólo a alimentos básicos.

Isaac Rudnik / Juan Fresno

Publicado en: lapiedraenelzapato.com

Isaac Rudnik / Nacional
Por Isaac Rudnik / Nacional junio 7, 2019 18:15