Necesitamos, en la Argentina que se viene, un partido popular y progresista. Por H. Tumini.

Humberto Tumini / Nacional
Por Humberto Tumini / Nacional julio 3, 2020 10:09

Necesitamos, en la Argentina que se viene, un partido popular y progresista. Por H. Tumini.

3 de Julio del 2020

Editorial

Necesitamos, en la Argentina que se viene,

Un partido popular y progresista

En los años ochenta, con la recuperación democrática, los dos partidos tradicionales -el PJ y la UCR- dominaban la escena con su capacidad para concitar apoyos sociales por derecha y por izquierda. Mas allá de que el peso político-electoral del peronismo se asentaba mayoritariamente en los trabajadores y el del radicalismo en las clases medias; los dos sectores grandes, bastante homogéneos además, de la sociedad nuestra en aquellos tiempos.

Sin embargo, ya no tenían esos partidos tradicionales capacidad real de transformación del país en un sentido de progreso, que fue su razón de ser al momento de su fundación.

Pruebas al canto: ambos gobernaron desde ese entonces -1983- hasta acá y sus administraciones, de signo diverso por otro lado, no pudieron en lo fundamental resolver la decadencia nacional que se inició con el golpe de 1976 y persiste hasta la fecha.

Luego del 19 y 20 de diciembre y el extendido “que se vayan todos”, el sistema político ya no fue el mismo. La UCR y el PJ sobrevivieron, pero ya no tuvieron la hegemonía del período anterior; sufrieron rupturas diversas (en el 2003 llevaron 3 candidatos a presidente cada uno) y se incrementó su heterogeneidad interna.

En los 19 años trascurridos desde aquella crisis, la sociedad argentina se diversificó. Surgieron los pobres como un enorme segmento de población, los trabajadores disminuyeron y también se pluralizaron fuertemente como clase. Lo mismo sucedió en los sectores medios, muchos de los cuales se fueron para abajo y otros, minoritarios, para arriba. Esto, junto a otros factores, tuvo su impacto en la superestructura política que se transformó también en alto grado.

El sistema político actual en el país se ha dividido, a grandes rasgos y con la relatividad del caso, en dos grandes espacios: uno del centro a la derecha, y otro del centro a la izquierda. Entre ambos, probablemente, se va a dirimir el futuro para los próximos años y la posibilidad, o no, de encontrar una salida en favor de las mayorías.

Sin embargo, es para tener en cuenta que el proyecto que hoy va por un rumbo donde se reflejan los intereses nacionales, es heterogéneo política y socialmente. Lo que lo hace, en principio, no lo suficientemente sólido para afrontar los enormes desafíos que hay por delante, sobre todo después de esta pandemia de tanto impacto.

La experiencia, de este país y muchos otros, indica que cuando se confronta con sectores dominantes fuertes y hábiles como los de aquí, no alcanza con una alianza extendida (aunque esto es fundamental), sino que se requiere también de un núcleo, un partido, fuerte y homogéneo, política y organizativamente, que la dote de consistencia a aquella.

En resumidas cuentas, hay que contar con un partido progresista con peso en los sectores populares: los pobres, los trabajadores y las clases medias. Dotado de un cuerpo de ideas de soberanía, progreso, igualdad, justicia y derechos, respecto de la nación que queremos. Eso ya no son ni el PJ ni la UCR.

La derecha fue inteligente en ver la nueva situación del sistema político argentino, que le abría posibilidades, y construyó el PRO. Desde la izquierda debemos ser capaces de lo mismo en los próximos años.

Humberto Tumini
Presidente de Libres del Sur


Humberto Tumini / Nacional
Por Humberto Tumini / Nacional julio 3, 2020 10:09