[Corrientes] ​Movilidad en la Ciudad, un combo que la jaquea

[Corrientes] ​Movilidad en la Ciudad, un combo que la jaquea

El último capítulo de la novela del transporte público de pasajeros se resolvió ayer con el levantamiento de la medida de paro anunciada y los correntinos tenemos que “agradecer” que el boleto no suba otra vez.

Mientras tanto la tarifa se consolidó a $ 11 y nadie explica con claridad porqué es más alta que en CABA – por ejemplo – donde los colectivos cumplen con mejor frecuencia, la mitad de las unidades tiene aire acondicionado y el precio del boleto es más barato para recorridos más extensos.

Tal vez sea pesado pero creo vale la pena recordar, en nombre del cumplimiento de las ordenanzas y del interés de los usuarios, que los empresarios del transporte adeudan colocar cámaras de seguridad y monitoreo a medida que renuevan unidades, dispositivos para discapacitados motores,  la señalización de paradas, que funcionen las inteligentes, la instalación de refugios que sirvan y desde luego la tan sentida necesidad de mejoramiento de las frecuencias.

Pero tal vez por estos días conviene reparar en esta cuestión poniéndola en contexto con la movilidad urbana en general de la ciudad.

Se resolvió sin mayores explicaciones el incremento del estacionamiento medido en un 100% sin distinguir áreas y de un solo paso. Por ejemplo de 7  a 13 horas  estacionar un auto en zona de pago costará entonces $ 120.

Como ya se refleja en la prensa esto trajo inmediatamente como consecuencia el aumento de la hora de estacionamiento en las playas privadas – $ 60 por hora -.

Con el incremento de las naftas cuyo precio se ha liberado por el Gobierno Nacional se completa un combo que por cierto desalienta el uso de automotores.

Si se mantiene entonces un transporte urbano de pasajeros de baja calidad – en especial por la pésima frecuencia – sumado al encarecimiento general tanto del tránsito como del estacionamiento de automotores no es difícil concluir que se estimula el uso de motos.

Esto además viene reflejándose a nivel nacional donde abril cerró con una venta de 61.880 unidades con un incremento interanual del 24,7% (fuente ACARA)

Es una mala noticia pues las personas caen entonces en el uso de vehículos de menor porte, bajo consumo de combustible pero mayor riesgo. Por lejos las motos registran el máximo índice de siniestralidad.

Corresponde a las autoridades municipales intervenir urgente en este panorama.

La salida virtuosa es convertir al sistema de transporte urbano de pasajeros no solo en un enorme negocio para los empresarios sino en un servicio que realmente sirva a los usuarios.

Con transporte público de excelencia muchas personas estarán alentadas a no utilizar sus vehículos livianos – autos y motos – descomprimiendo la concentración vehicular.

Cuidado! Porque el combo descripto está en un sentido inverso.

Proponemos una solución que las distintas administraciones municipales han preferido eludir y que está en la Carta Orgánica Municipal desde 1994 como letra muerta. La reglamentación y constitución del Comité de Control de los Servicios Públicos.

Con participación  de vecinos y de asociaciones de usuarios y consumidores es posible dar volumen a la opinión de quienes sostienen el sistema con el pago del servicio y que hasta ahora han sido muy pocas veces escuchados.

Con el esquema institucional actual que descansa solo en el Ejecutivo y el Concejo solo hemos logrado que tengan prioridad los intereses de los empresarios.

Así nos ha ido!

Gabriel Alejandro Romero
Concejal M.C
Referente de Libres del Sur – Corrientes